Cómo Reparar una Piscina de Plástico de 3 Maneras

1257

Hoy en día existen en el mercado innumerables modelos de piscinas de plástico. Las hay de diferentes tamaños y formas. Y aunque las más nuevas han sido diseñadas para soportar grandes esfuerzos y malas prácticas, no podemos decir que sean del todo infalibles. Todo lo que es de plástico, llegará el momento de romperse, tarde o temprano. Veremos cómo reparar una piscina de plástico, y aunque sabemos que lo que vamos a enumerar no es aplicable a todas las piscinas de plásticos, si podrá servir para una gran parte.

Reparar con Silicona Marina

Lo primero que debes observar es que la piscina solo tenga una grieta y no que le falte un pedazo. Queremos repararla, pero no hacemos milagros. Si la grieta es de 15 centímetros o más pequeña, has lo siguiente.

  1. Consigue Silicona Marina. Esta silicona es la más recomendada para ambientes con mucha humedad.
  2. La zona afectada debe estar completamente seca y limpia.
  3. Aplica la silicona sobre la grieta y repásala con una tarjeta o espátula de plástico.
  4. Deja secar sin mover la zona y sin que le caiga polvo o agua.
  5. Luego de que esté seco, vuelve a repetir el proceso. Agrega silicona, repasa con la tarjeta y deja secar.
  6. Al hacerlo varias veces, te aseguras de que no quede alguna fisura o fuga de agua. Cuando consideres que ya es suficiente, deja secar por 24 horas y prueba tu piscina. Asegúrate de usar silicona marina, aunque también puedes usar silicona para acuarios. Esta hace lo mismo, pero es un poco más cara.

Es importante tener en cuenta que la silicona no es un pegamento. Lo que hará es mantener unida la zona agrietada y sellar el área a su alrededor, evitando que el agua pase. Si tienes un hoyo o una pieza que se ha roto, es otro cuento.

Cómo Reparar una Piscina de Plástico
Silicona Marina

Reparar con cinta adhesiva extra fuerte.

Si quieres probar una forma barata y fácil, usa la famosa cinta adhesiva extra fuerte. Esa de color gris. Aunque ella viene en varios colores, todos la conocemos es por ese color. Es probable que incluso puedas encontrar un color que coincida con tu piscina, o algo parecido.

  1. Asegúrate de que el plástico alrededor de la grieta en ambos lados esté bien limpio y seco. El limpiador de vidrios funcionará mejor, ya que no deja residuos.
  2. Coloca la piscina en una superficie lo más plana posible, y trabaja en el interior primero. Asegúrate de que los bordes de la grieta estén juntos.
  3. Calentar suavemente el plástico con un secador de pelo a fuego alto.
  4. Retira unos 10 centímetros de cinta del rollo y caliéntalo también con el secador de pelo.
  5. Cuando tanto el plástico como la cinta estén calientes, pega la cinta aproximadamente dos pulgadas más allá del final de la grieta y colócala sobre el plástico, asegurándote de que esté centrada sobre la grieta.
  6. Tira gradualmente del rollo de cinta, calienta la cinta a medida que se desprende y mantén el plástico caliente.
  7. Aplica la cinta lentamente, hasta que haya pasado unos centímetros del final de la grieta y corta la cinta.
  8. Alisa la cinta y caliéntala suavemente hasta que desaparezcan todas las burbujas posibles.
  9. Repite el proceso varias veces para que asegures la cinta que colocaste inicialmente.

Has lo mismo del lado externo de la piscina. Deberías poder pasar un verano con esto, siempre y cuando vacíes y seques la piscina después de cada uso. Es solo una solución temporal, pero es, con mucho, la más fácil y barata.

Cómo Reparar una Piscina de Plástico
Cinta adhesiva extra fuerte.

Reparar con parche de vinilo.

Esta es otra opción, pero va a depender del tipo de plástico de tu piscina. Debes conseguir unos parches de vinilo para revestimiento de piscina y su respectiva pega especial.

  1. Asegúrate de que el plástico alrededor de la grieta en ambos lados esté bien limpio y seco. El limpiador de vidrios funcionará mejor, ya que no deja residuos.
  2. Recorta dos parches 10 centímetros más grandes que la grieta.
  3. Agrega pega a toda la superficie alrededor de la grieta, más o menos al mismo tamaño del parche.
  4. Agrega pega al parche. Deja secar por un rato. La pega no debe solidificarse, solo debe estar menos líquida.
  5. Cuando veas que la pega ya está adherida pero húmeda, pega el parche a la grieta. Trata que no quede burbujas ni restos de aire. Si puedes mantén la presión por un tiempo hasta que el parche no se mueva.
  6. Deja secar por 24 horas.
  7. Repite el mismo proceso pero del lado externo de la grieta. Y vuelve a esperar otras 24 horas.
  8. Prueba con agua.

La reparación con el parche es más duradera, siempre y cuando el plástico que se va a reparar sea afín con la pega de vinilo. Hay plásticos que no permiten usar esta pega.

Cierre.

Todos estos consejos se han hecho tratando de realizar una reparación temporal. En ningún momento puedes creer que una reparación de estas te va a servir para varias temporadas. Pero es mejor tratar de salvar la piscina por una temporada más y no aburrirnos en casa. Manos a la obra y suerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here