Cuándo se Puede Bañar un Bebé en la Piscina.

236

Te preguntarás cuándo se puede bañar un bebé en la piscina, pues te podemos decir que los bebés pueden ir a la piscina, desde los dos meses, pero asegúrate de seguir estos consejos.

Enseñar a tu hijo a nadar lo ayudará a mantenerse seguro y puede ser muy divertido. Incluso los bebés pequeños pueden ir a la piscina.

Las clases de natación para bebés generalmente comienzan a los 6 meses, pero a los dos meses de nacido ya pueden empezar hacer movimientos en el agua. Los bebés pueden entrar en el agua desde el nacimiento. Sin embargo, no pueden regular su temperatura como los adultos, por lo que es muy importante asegurarse de que no se enfríen demasiado. También está el problema de que pueden contraer una infección por el agua.

Por lo tanto, generalmente es mejor esperar hasta que su bebé tenga alrededor de 2 meses antes de nadar. Las clases de natación para bebés suelen comenzar a los 6 meses.

Si tu bebé tiene menos de 6 meses, asegúrate de que la piscina esté caliente a unos 32 ° C. Una piscina pública grande sería demasiado fría para un bebé menor de 6 meses.

Los bebés recién nacidos no pueden nadar, tienen que aprender, al igual que aprenden a caminar. Pero la mayoría de los bebés disfrutan estar en el agua y sus reflejos significan que podrán realizar movimientos de natación primitivos. No tienes que esperar hasta que tu bebé esté inmunizado para nadar.

Cuando se Puede Bañar un Bebé en la Piscina
Bebé en piscina

¿Donde puede nadar mi bebé?

Es mejor que tu bebé se acostumbre al agua en casa en el baño. No tienes que ponerlo bajo el agua, solo déjalo disfrutar flotando (mientras lo sostienes) y la sensación del agua en su piel.

Desde aproximadamente los 2 meses de nacido, puedes llevarlo a una piscina climatizada, pero no lo mantengas en el agua durante más de 10 minutos al principio. Si comienzan a temblar, sácalos y envuélvelos en una toalla. Los bebés menores de 12 meses no deben permanecer en una piscina durante más de 30 minutos.

Está bien llevar a tu bebé a la piscina a partir de los 2 meses, pero es muy importante asegurarse de que no se enfríen. Elige un lugar donde el agua esté caliente y limpia. Una piscina climatizada es lo más idóneo. Ten mucho cuidado de sostenerlo adecuadamente, atiéndelo el 100 por ciento del tiempo y no dejes que tu bebé beba el agua.

Clases de natación.

Las clases de natación para bebés están diseñadas para que tu bebé se acostumbre al agua, para ayudarles a aprender a nadar, y para enseñarles la seguridad y cómo sobrevivir en el agua.

Por lo general, las lecciones involucran a un pequeño grupo de padres y bebés que aprenden a través de actividades divertidas y juegos. Puedes encontrar clases de natación en tu área preguntando en la piscina municipal de tu localidad o navegando en línea.

Y como ya lo dijimos, normalmente están estipuladas para bebés mayores de 6 meses.

Cuando se Puede Bañar un Bebé en la Piscina
Bebé buceando.

Ropa de baño para bebés.

Antes de llevar a tu bebé a nadar, necesitarás lo siguiente.

  • Pañales para nadar, y un poco más de repuesto.
  • Una toalla.
  • Bolsa de pañales.
  • Un aperitivo o una bebida refrescante para después.
  • Su respectiva jalea, compota o merienda.

Si estás nadando en exteriores, asegúrate de que el bebé esté protegido del sol con ropa que bloquee la luz ultravioleta (UV).

Precauciones de seguridad.

  • Hay muchos riesgos para los bebés y niños pequeños cerca del agua. Para mantenerlos seguros, nunca, pero nunca dejes a los niños pequeños sin supervisión cerca del agua.
  • Es una buena idea aprender la reanimación de los bebés antes de que los lleves a nadar. Puedes aprender esto haciendo un curso de primeros auxilios.
  • Si tienes una piscina o un spa, es importante asegurarse primero de la temperatura. No puede estar muy frío ni muy caliente. 32 grados centígrados es lo ideal.
  • También es importante tener cuidado al usar dispositivos de flotación, como anillos de goma, ya que pueden hacer que el bebé se vuelque y quede su cabeza bajo el agua.
  • Los bebés pueden enfermarse a causa de bacterias o virus en el agua que no se ha tratado correctamente. Trata de no dejar que traguen agua, usa pañales de natación y no los lleves a nadar si tienen diarrea.
  • Nunca dejes a tu bebé desatendido cerca del agua.
  • Las nuevas madres no deben ir a nadar hasta al menos 6 semanas después del parto o cuando hayan dejado de sangrar.
  • Los niños pequeños no deben entrar en balnearios calientes. Los spas solo son adecuados para niños mayores de 16 años.

Conclusión.

Ya sabemos entonces que un bebé puede disfrutar de una piscina a partir de los dos meses, teniendo todos los cuidados y atenciones necesarias. Para clases de natación, es mejor esperar hasta los seis meses, y muy importante es la atención y vigilancia en su seguridad. La precaución es la clave. A disfrutar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here