Qué Hacer Cuando un Niño Traga Agua en la Piscina.

891

Un baño en la piscina o el lago en un día caluroso de verano es una actividad divertida y refrescante para muchas familias. Pero, como todos sabemos, también puede ser peligroso. ¿Qué Hacer Cuando un Niño Traga Agua en la Piscina? Los ahogamientos en los niños pueden ocurrir en menos de 30 segundos y en menos de 10 centímetros de agua, lo que hace que sea necesario vigilar de cerca y constantemente a los niños en el conocimiento común del agua.

Sin embargo, el ahogamiento es, lamentablemente, una de las causas más comunes de muerte accidental en niños de uno a cuatro años. Pero, ¿qué pasa si tu hijo tiene una experiencia cercana al ahogamiento o se traga un poco de agua después de una inmersión inesperada? ¿Qué Hacer Cuando un Niño Traga Agua en la Piscina? Están bien, ¿verdad? Si bien pueden parecer así después del evento inicial, una condición llamada ahogamiento secundario pone a los padres en alerta máxima.

Por Qué se Ponen los Ojos Rojos en la Piscina
Niño en piscina

¿Qué es el ahogamiento secundario?

Aunque es raro, el ahogamiento secundario puede ser fatal si se ignoran los síntomas de advertencia. Cada vez que alguien (niños y adultos) inhala incluso un chorro pequeño de agua (piscina, lago u océano) puede irritar los pulmones y causar hinchazón. Por lo general, hay muy poca agua presente en los pulmones cuando se produce un ahogamiento secundario, pero la pequeña cantidad de líquido es suficiente para dificultar la capacidad de los pulmones para proporcionar oxígeno al torrente sanguíneo.

Qué síntomas hay que tener en cuenta.

Si tu hijo ha estado a punto de ahogarse, o tal vez ha tragado demasiada agua, presta atención a los síntomas de ahogamiento secundario y llévalo de inmediato a un centro hospitalario. Los síntomas pueden tardar entre una y 72 horas en aparecer.

Esto es de lo que debes estar atento:

  • Letargo o fatiga extrema.
  • Respiración dificultosa.
  • Irritabilidad o cambios de humor.
  • Dolor de pecho.
  • Falta de aliento.
  • Tos persistente.
  • Fiebre.

¿Qué puedo hacer?

  • Ir al hospital rápidamente es tu mejor defensa. Los médicos vigilarán de cerca a tu hijo y, cuando lo detecten temprano, podrán tratar cualquier problema administrando oxígeno y eliminando líquidos a través de diuréticos. Ignorar los síntomas o esperar demasiado tiempo para buscar tratamiento es, cuando el ahogamiento secundario puede volverse fatal. Si se ha producido un ahogamiento cercano y tu hijo muestra alguno de estos síntomas, no te demores en hacer que lo revisen.
  • Como la mayoría de las cosas, la prevención es clave. Trata de hacer cumplir las normas sobre el agua de la misma manera que lo harías con la seguridad de los automóviles, con seguridad junto al agua y los alrededores de la piscina. Educar a los niños tan pronto como sea posible sobre los peligros del agua y ponerlos en clases de natación lo antes posible les ayudará a convertirse en nadadores fuertes y sentirse cómodos dentro y fuera del agua.

Si el agua no llegó a los pulmones, pero si entró a su sistema digestivo, es otro caso. Las condiciones del agua juegan un papel preponderante cuando un niño se la toma. Si el agua está lo suficientemente clorada, existen menos riesgos de enfermedades gastrointestinales, debido a que el cloro presente en el agua mata las bacterias. Sin embargo esto no es cierto en su totalidad.

Qué Hacer Cuando un Niño Traga Agua en la Piscina
Medición de temperatura en niña

¿Qué es una enfermedad gastrointestinal?

Es un tipo de enfermedad que se produce por la ingesta de agua o alimentos contaminados. Se producen al alojarse bacterias y virus presentes en el agua contaminada en los intestinos y el estómago.

¿Qué síntomas hay que tener en cuenta?

Si tienes la sospecha que tu hijo ha tomado agua de la piscina, debes estar atento a lo siguiente.

  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Somnolencia.
  • Debilidad.
  • Fiebre.

¿Qué puedo hacer?

  • Debes llevar al niño a un centro hospitalario, los médicos suministrarán hidratadores y compensadores mientras examinan al niño para luego suministrarle el tratamiento de antibióticos correspondiente.
  • Si no lo puedes llevar en el momento, suminístrale al niño algún hidratador o suero hidratante, y agua para que no se descompense. Mantenlo fresco para que no aumente la temperatura hasta que llegues al hospital. La piel debes mantenerla fresca, así que báñalo o colócale paños húmedos en la frente, pecho y espalda. Recuerda que todo esto es mientras llegas al hospital.

Si el agua está muy clorada, o el niño es especialmente vulnerable al cloro, puede ocurrir una intoxicación por cloro.

¿Qué es una intoxicación por cloro?

La gente va al hospital cada año debido a la exposición a demasiado cloro en las piscinas. A menudo, la toxicidad por cloro es el resultado de un error como poner demasiado cloro en la piscina, mezclar cloro con otros productos químicos o un mal funcionamiento del sistema de cloración. Y esta intoxicación puede pasar tanto por haber tomado el agua de la piscina, como por la exposición prolongada.

Qué Hacer Cuando un Niño Traga Agua en la Piscina
Niña con malestar en piscina

¿Qué síntomas hay que tener en cuenta?

La intoxicación por cloro puede ser muy grave y puede causar síntomas que incluyen:

  • Náuseas y vómitos.
  • Tos y sibilancias.
  • Sensación de ardor en los ojos, nariz y garganta.
  • Sarpullido o ardor en la piel.
  • Falta de aliento.
  • Mareo.
  • Ojos llorosos.

¿Qué puedo hacer?

  • Es el mismo caso que las anteriores. Debes llevarlo inmediatamente al centro hospitalario más cercano. Mientras tanto, que no beba ningún tipo de líquido ni intente expulsar el cloro vomitando. Los médicos generalmente tratan a las personas con envenenamiento por cloro en el departamento de emergencias del hospital. Actualmente no hay un antídoto para la exposición al cloro. El tratamiento se centra en eliminar el cloro del cuerpo lo más rápido posible, lo que puede implicar el uso de medicamentos o carbón activado.
  • En algunos casos, un médico puede necesitar vaciar el estómago del niño mediante la succión gástrica. Este procedimiento consiste en insertar un tubo a través de la nariz o la boca hasta el estómago. Luego, el médico utiliza la succión para drenar el contenido del estómago a través del tubo.

El niño con envenenamiento por cloro también puede requerir atención hospitalaria adicional para tratar los síntomas y ayudar a respirar. La intoxicación por cloro puede ser grave, incluso con la atención médica adecuada. El pronóstico dependerá de la cantidad y el tipo de exposición al cloro y de la rapidez con que una persona reciba tratamiento.

Pensamiento de cierre.

En cualquiera de los casos tratados, la prevención es primordial, e incluso es lo más fácil de hacer. Saber de los riesgos asociados a una piscina, puede ayudarte a tener un panorama más amplio de la situación y puedes tomar mejores medidas para cuidar la salud de los niños. Vale más una onza de prevención, que una libra de curación. Disfruta tu piscina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here